Conrad Schumann

Martes,  15 de Agosto de 1961 19 años tiene Conrad Schumann. Sólo 19 años y ya se ha convertido en todo un héroe y un villano según a quien le preguntes. Mañana la foto de Conrad saldrá en todos los periódicos del lado Occidental como un héroe que se ha rebelado contra la opresión comunista saltando la alambrada que hace unos días separó de manera infame un Berlín de otro. Mañana esa foto será portada en muchos sitios. En unas semanas esa película grabada abrirá noticieros en televisión y cine. Mañana ese nombre no estará en ningún registro de nuestra RDA. Ese soldado de sólo 19 años no habrá existido jamás. Ni siquiera querrán que se le recuerde como un desertor, simplemente no querrán que sea recordado de ninguna manera. Pero las imágenes quedarán ahí y los que le hemos visto dar esos pocos pasos que le separaban de un mundo a otro no podremos olvidar lo fácil y a la vez lo difícil que puede ser cambiar de vida. Ha sido casualidad que pasara por allí esta mañana. Dedico todos los días un rato a caminar por diferentes secciones de El Muro. Me gusta ver a la gente de los alrededores y sobre todo comprobar como poco a poco el furor y los nervios iniciales se están calmando. Ya apenas hay gente de nuestro lado cerca de las alambradas. Poco a poco la ciudad recupera su ritmo, un ritmo cambiado. Hay miles de personas que iban cada día a trabajar al […]

El último picnic

Lunes,  14 de Agosto de 1961 Visto lo visto, el de hoy ha sido el último picnic con Erich. Supongo que alguna reunión más de El Comité me tocará y tendré que verle en ellas pero me parece que no serán demasiadas. De hecho la siguiente reunión será el viernes. Se acabaron las reuniones diarias y la de esta mañana ha sido la más breve hasta la fecha, apenas 15 minutos para felicitaciones varias y decirnos que sigamos alerta de todo lo que veamos para pasar toda la información necesaria. La suerte está ya echada, la maquinaria está funcionando a pleno ritmo y no necesitan un comité de “expertos”. Ya está todo el esqueleto trazado y no van a cambiar ni medio metro lo hecho hasta la fecha. Supongo que en vez de maquinaria debería decir maquinarías. Está a tope tanto la logística de El Muro, que van aprovisionando ya material de construcción para comenzar a reforzar las barreras, como la política con reuniones constantes con Moscú y comunicados oficiales al otro bando, y por supuesto la maquinaría propagandística. Que si se han visto obligados a construir ese muro por la continua amenaza de elementos capitalistas amenazando nuestro sistema, que si todo es culpa de los occidentales, que si esperan poder crear un cierre más flexible en cuanto los americanos flexibilicen su postura, etc. La última maquina, la de la propaganda, es la que peor esta funcionando. Nadie se está creyendo ese mensaje y la gente se sigue acercando a los […]

El Muro

Domingo,  13 de Agosto de 1961 No puedo soportar estar en la misma habitación de Heidi ahora mismo. Ahí está en la cama, en ese duermevela en que lleva sumida todo el día. Hemos ido a la enfermería del cuartel esta mañana y me ha dado narcóticos para dormir una manada de elefantes, incluso unas cuantas dosis inyectables. Me ha dicho que en la medida de lo posible reserve estas dosis para las noches para que pueda dormir. Durante el día con guardar un par de horas entre cada toma es suficiente durante 2-3 días dado su estado de ansiedad y sus antecedentes de epilepsia. Es importante que duerma todo lo posible y que no esté nerviosa. Desde luego yo lo prefiero. Así ha estado todo el día, dormitando. Y los momentos en los que estaba más lúcida apenas hablaba ni me miraba pero cuando me miraba era horrible, jamás le había visto esa mirada. Me mira culpándome por lo que está pasando. Por no poder ver a su hermana, por estar durmiendo por los rincones, por todo lo que está pasando en la ciudad. Me hace responsable de su mal. Le he repetido, aunque no me preguntaba, que iré a buscar a Olga mañana y la traeré sin falta aunque sea escondida en una maleta. Siento que no me cree. Me lo dice la ausencia de su mirada. Me lo dicen esa falta de respuesta. Siento que le he fallado como jamás hubiera podido imaginar. Creo que incluso piensa que la […]

La orden

Sábado,  12 de Agosto de 1961 Todo está en marcha. Hace apenas una hora se ha dado la orden para desplegar las barricadas que formarán la primera y provisional versión de El Muro. Son las 11 de la noche y escucho camiones pasando a cada instante por las calles de Berlín. Nos han mandado a nuestras casas aunque necesitan que estemos disponibles. Quieren que durmamos unas horas porque mañana será un día duro. ¿Mañana? ¿Y la noche? ¿Cómo pretenden que durmamos escuchando ese sonido, que seguro se hará más intenso durante la noche?  Todo ha empezado ya y lo único que me alegra es poder estar en casa con Heidi. La he obligado a tomarse un somnífero y está en la cama con un sueño artificial e intranquilo. La escucho moverse en la cama inquieta. No está descansando aunque la química le impida estar despierta. Yo he decidido que es necesario escribir esto. Este diario está siendo en estos días mi tabla de salvación y esta noche lo necesito especialmente. Necesito vomitar en algún lado mis pensamientos y sobre todo necesito darles forma coherente como forma de relajar mi mente así que aprovecharé este rato que Heidi duerme para recapitular un día aciago. Esta mañana no ha sido importante. La reunión con los soldados ha sido lo previsto. Si que impresionaba, al menos a mi, ver miles de hombres allí en formación. Se había montado un sistema de megafonía digno de un concierto de música para llevar la voz de Walter […]

Todo está preparado

Viernes,  11 de Agosto de 1961 La noche ha sido terrible en casa. Son cerca de las 3 de la madrugada y algo me dice que mañana iré sin pegar ojo a trabajar en un día que se prevé movido, aún más de lo que han sido los últimos días, que ya es mucho decir. No puedo dormir y estoy enfadado con Olga, tremendamente enfadado. No entiendo que no esté ahora mismo durmiendo en la cama con Heidi como le hemos dicho. No se puede ser tan cabezota en una situación como esta después de lo que ha pasado esta noche. La reunión de la mañana ha sido esta vez rutinaria e incluso corta. Parecía que de cara al fin de semana podríamos estar tranquilos, aunque al final se convocó reunión también para las 9 de mañana. Ni en fin de semana nos vamos a librar pero el tono de la de hoy anticipaban unos días más relajados hasta que la llamada de Erich a casa nos ha puesto de los nervios. No es que no supiera que podía ocurrir pero recibir a las 8 de la noche una llamada del mismísimo Erich en casa no augura nada bueno. Su voz era serena, firme y con un punto de alegría que no acabo de comprender. Desde luego él está viviendo todo este tema del muro desde una perspectiva que no tiene nada que ver con la mía ni con la de la gente que estoy conociendo. Para él todo esto es un […]

Soldados

Jueves,  10 de Agosto de 1961 5.000 soldados por cuerpo, eso es lo que debemos tener disponibles en las próximas semanas para la construcción y vigilancia de El Muro. Mas del doble de lo que calculamos inicialmente. En lo que a mi respecta debo aportar unos 800 como mínimo. Esas son las cuentas que hoy nos ha traído Erich y bien tranquilo se ha quedado cuando las ha soltado. No es sólo vigilancia, también van a participar en el despliegue de las barricadas, que quiere hacerse en el menor tiempo posible. Yo pienso que si se movilizan a todos esos soldados a la vez se podría hacer en un par de días pero no creo que pretendan ser así de rápidos, o sí. No lo sé. Hoy en día no sé nada. La mañana ha pasado ordenando llamadas, enviando cartas urgentes y mandando mensajeros. Estamos en agosto y hay muchos soldados de vacaciones. Los permisos quedan todos cancelados y deben estar disponibles para una llamada excepcional en cualquier momento. Se les ha convocado a todos el próximo sábado 12 de agosto a las 12 de la mañana en el hangar donde se están acumulando las barricadas. Ellos, obviamente, no saben nada de las barricadas ni del muro en teoría aunque estoy convencido de que algo se olerán. Reconozco que me da miedo que algunos no respondan al llamamiento. Visto lo visto de ayer en la frontera no descarto que también haya soldados pensando desertar. Y a propósito de las fronteras, he dedicado un […]