Cumpleaños
Infinito

Martes,  29 de Agosto de 1961 Estoy deseando que pase el jueves. El jueves y un par de días más. El jueves es el cumpleaños de Olga. 39 años cumplirá. Ella estará sola en su casa, dudo que lo celebre con alguien porque nunca ha sido de celebrar los cumpleaños más que con su familia y menos ganas tendrá ahora dadas las circunstancias. Con sus padres, Heidi y conmigo desde que yo soy miembro de la familia Krause. 39 años que deberían ser motivo de buena celebración. En circunstancias normales Heidi llevaría un par de semanas con los preparativos. Encargando la tarta, globos, decoración, regalos de parte de todos… ella es siempre la encargada de comprar los regalos que los demás le daremos, es quien mejor conoce a Olga. Ella nos lo agradecerá a todos uno por uno como si hubiéramos acertado plenamente y nosotros le diremos de nada, sabiendo todos que la única artífice del acierto con los regalos es Heidi. Es nuestro pequeño teatrillo de cada cumpleaños. Los dos últimos años si he hecho un regalo extra a Olga por mi cuenta. Sé que es una idiotez pero me apetecía tener ese detalle con ella, pensar de alguna forma que nuestra relación no es sólo sexo, aunque sea sexo en el 90 %. Un perfume el primer año y el pasado una pulsera que compré en la misma joyería donde compré el anillo para Heidi. Cuando salí de comprarlo pensé qué hubiera pasado si el joyero viera alguna vez a […]

Disparos
Gunter

Jueves,  24 de Agosto de 1961 Tenía que ocurrir antes o después. Ha tardado 11 días desde que el muro se desplegó, desde que las alambradas invadieron las calles y dividieron la ciudad y por desgracia hoy ha pasado. Hoy nuestros hombres han abatido a tiros al primer conciudadano. Los disparos han surcado el muro y ha muerto Günter Litfin. Un sastre, un sencillo sastre que cruzaba a nado a través del río Spree al lado occidental. Ha sido un puto desastre. Apenas 24 años, miembro controlado por nuestros servicios secretos del partido Cristiano Demócrata, que por supuesto no debía existir, y sastre en un pequeño negocio al otro lado, en la zona oeste cerca del Zoológico. En general, aparte de su discutible ideología política, un tipo normal y corriente. Nuestros buenos servicios de inteligencia le tenían bien localizado desde hace tiempo. De hecho en el informe de su fallecimiento se incluía información sobre sus planes de fuga frustrados. Justo dos días antes de que se desplegaran las barreras había estado junto a su hermano acondicionando un apartamento en Charlottenburg. Planeaba marcharse justo el domingo 13 pero fue otra de las víctimas que quedó atrapada en el lado equivocado justo el mismo día que pensaba cambiar, como Olga. Günter no ha tenido la calma o paciencia de Olga. Günter además perdió su trabajo en el lado Occidental y era otro de los miles de Berlineses que deambulaban por las calles. Supongo que dada su ideología lo que menos iba a hacer es contribuir en […]

Ida Siekmann
Ida siekmann

Martes,  22 de Agosto de 1961 Ida Siekmann. Ese es otro nombre, como el de Conrad Schumann, que probablemente quieran borrar de cualquier registro nuestras altas esferas. Seguramente no quieran que nadie sepa de ella. Ni siquiera que existió. ¿A quien le importa una viuda de 59 años? Bueno, técnicamente 58 porque los 59 los hubiera cumplido mañana. Ya no llegará a tenerlos nunca y es que hoy esta mujer ha muerto huyendo de Berlín Este, de nuestro Berlín. Ha muerto huyendo de su casa, saltando por una ventana desde el cuarto piso. Ha muerto porque yo dibujé un linea por un lugar que la ha matado. Ha muerto, en cierto modo, por mi culpa. Cuando me ha llegado el informe esta tarde me ha costado contener las lágrimas mientras lo leía frente a Helga. En cuanto he terminado y ha salido del despacho me he derrumbado. Me he servido un trago doble, triple o quizás cuádruple de ese bourbon que hay en el despacho y me he dejado caer sobre el sofá donde suelen sentarse las visitas para las reuniones largas. Había escuchado cosas sobre Bernauer Strasse pero no me las acababa de creer. Esta tarde la realidad me ha vuelto a dar otro mazado para espabilarme. Tengo ahora la nota aquí a lado junto al diario. La acabo de volver a leer y me vuelvo a estremecer. Ida Siekmann. 58 años menos un día, ha muerto como consecuencia de las heridas sufridas al arrojarse desde la ventana de su […]

La última reunión
Merito

Viernes,  18 de Agosto de 1961 El comité ha sido clausurado esta mañana. Y yo que me alegro mucho. Poco pintamos ya un grupo de oficiales sin apenas mando reunidos de vez en cuando en mi despacho o sala de juntas. Poco pintamos ya los que hemos indicado donde debe construirse ese muro que están edificando obreros y soldados por todo Berlín. Poco pintamos ya un grupo obsoleto, una especie de pañuelo de papel de usar y tirar. Ya no pintamos nada porque nada, o poco, de lo que digamos será tomado en cuenta. Ya son las altas esferas y el ejército los que mandan. Nuestra misión ha terminado. Sólo resta intentar calmar un poco a los civiles, poco más. Y claro, según Erich y demás nos hemos ganado un reconocimiento. Walter ha decidido otorgarnos a los 9 integrantes de El Comité, descontando al Hombre de Moscú, Walter y Erich, la orden patriota al mérito. Una medalla con su diploma correspondiente que reconoce nuestros servicios a la nación como grandes patriotas y nuestro gran trabajo. Allí mismo nos las ha dado. Impuestas en las solapas de nuestras chaquetas y acompañadas de su diploma y un apretón de manos. Venían en un pequeño maletín. No son muy grandes. Uno por uno nos ha llamado y nos la ha impuesto. No había bandas de música, desfile, soldados, aplausos, la familia… por no haber no había nadie que nos viera recogerlas. Nadie más que nosotros. Por mucho empeño que ha puesto Erich en darle un […]

Piedra sobre piedra
PiedraSobrePiedra

Jueves,  17 de Agosto de 1961 Las alambradas empiezan a dejar paso a un verdadero muro. Acaban de empezar hoy a construirlo en diferentes zonas de la ciudad. Curiosamente ha resultado una buena forma de darle un bajón al paro en nuestra Alemania. No sé la cifra exacta, cada vez me mantienen o me mantengo más al margen de todo lo relacionado con El Muro, pero no hay más que dar una vuelta por la ciudad para comprobar que hay varios cientos de personas trabajando en su construcción. Ya no hablamos de unas alambradas, hablamos de un muro de casi cuatro metros de altura piedra sobre piedra. Los soldados siguen vigilando todo el perímetro de la alambrada y especialmente las zonas donde los obreros están construyendo el muro. No sé exactamente qué es lo que vigilan. Cuando he pasado por una de esas zonas esta mañana he visto hombres de todas las edades construyendo. Algunos de cierta edad controlando y el resto hombres generalmente más jóvenes cuyo único requisito habrá sido, supongo, que puedan trabajar. No se les ve especialmente alegres y eso me hace pensar que quizás en parte los soldados están para vigilar que estos obreros no crucen al otro lado al estilo del ya famoso Conrad Schumann. Ya ha salido incluso en la televisión. Por supuesto la occidental. Por desgracia para nuestros dirigentes las ondas de televisión son imposibles de cortar y nos llega la señal de la RFA aunque está prohibido sintonizarla. Como no entren casa por […]

Conrad Schumann
Conrad Schumann

Martes,  15 de Agosto de 1961 19 años tiene Conrad Schumann. Sólo 19 años y ya se ha convertido en todo un héroe y un villano según a quien le preguntes. Mañana la foto de Conrad saldrá en todos los periódicos del lado Occidental como un héroe que se ha rebelado contra la opresión comunista saltando la alambrada que hace unos días separó de manera infame un Berlín de otro. Mañana esa foto será portada en muchos sitios. En unas semanas esa película grabada abrirá noticieros en televisión y cine. Mañana ese nombre no estará en ningún registro de nuestra RDA. Ese soldado de sólo 19 años no habrá existido jamás. Ni siquiera querrán que se le recuerde como un desertor, simplemente no querrán que sea recordado de ninguna manera. Pero las imágenes quedarán ahí y los que le hemos visto dar esos pocos pasos que le separaban de un mundo a otro no podremos olvidar lo fácil y a la vez lo difícil que puede ser cambiar de vida. Ha sido casualidad que pasara por allí esta mañana. Dedico todos los días un rato a caminar por diferentes secciones de El Muro. Me gusta ver a la gente de los alrededores y sobre todo comprobar como poco a poco el furor y los nervios iniciales se están calmando. Ya apenas hay gente de nuestro lado cerca de las alambradas. Poco a poco la ciudad recupera su ritmo, un ritmo cambiado. Hay miles de personas que iban cada día a trabajar al […]